Barrios debe exigirse más

admin 27 febrero, 2018 0

 

El deporte como la vida es cruel y hermoso. Tan cruel es la competencia en la elite que alcanzar un alto nivel o un objetivo personal resulta insuficiente para identificarlo con el éxito. El atleta Juan Luis Barrios acaba de concursar en el maratón de Tokio, en donde señaló un crono de 2 horas 10 minutos y 55 segundos, lo que constituye su mejor marca personal.

Los referentes mexicanos son: 2:07.19 de Andrés Espinosa, cuando, con viento a favor, ocupó el segundo lugar en Boston el 18 de abril de 1994; registro sin valor oficial debido a que Boston presenta un descenso de 139 m entre salida y meta. El récord mexicano le pertenece a Dionicio Cerón en 2:08.39, cuando ganó en Londres, el 2 de abril de 1995.

Señalemos un dato altamente interesante de Andrés Espinosa, sobre todo en esta época en que está de moda el enfoque social y cuasi-maternal en las páginas deportivas de tono color de rosa con las que se escribe a diario la historia del futbol mexicano. ¡Espinosa finalizó en cuarto lugar en el maratón de Berlín en 2:08.46 en el 2003, a la edad de 40 años!

Tokio presenció la victoria de africanos y asiáticos. El keniano Dickson Chumba dominó con 2:05.30. 2º. Yuta Shitara, Japón, 2:06.11, y Amos Kipruto, 2:06.33. En mujeres, Birhane Dibaba consiguió el primer lugar en 2:19.51, una marca que sólo han logrado unas veinte mujeres.

Participaron 35,500 corredores tras que Tokio recibió la solicitud de 320 mil 794 personas con el ferviente deseo de participar. Existe, como lo sabe el lector, una enorme diferencia entre competir y participar. El maratón se desarrolló con cielo nublado y una temperatura de 6 grados Celsius.

El comparativo del tiempo de Juan Barrios, atleta de elite en la pista de los Juegos Olímpicos, séptimo lugar en los 5,000 m planos en Pekín en 13.19.79 y octavo en Londres 2012 en 13:45.30, revela que llegó a la meta con una diferencia de 5 minutos y 25 segundos del vencedor y, en términos redondos, cerca de dos kilómetros en lo que fue su sexta intervención en los 42,195 metros.

Expresa algo más, que ocurre con frecuencia con los atletas mexicanos, no dosificó sus energías y corrió la primera mitad en 1:04.05 más rápida que la segunda 1:06.50.

La distribución de energía es parte esencial en el plan del maratón, sobre todo después del kilómetro 35, así como la hidratación durante la competencia. El atleta debe tener un especial sentido del ritmo apoyado en sus cronometrajes parciales. El maratón plantea muchas incógnitas que no son fáciles de resolver ni aun entre la crema y nata de la elite.

Juan Luis Barrios tiene 34 años de edad. Acaso sólo le resten tres o acaso cuatro años más en su edad biológica para intentar explotar al máximo sus capacidades en el maratón de Tokio de los Juegos Olímpicos 2020.

Por diversas razones, Juan Luis Barrios, aun con tanta clase, no ha explotado totalmente su potencial. Alguna vez se dibujó la perspectiva de que pudiera atacar los 13 minutos en los 5,000. Su mejor crono lo señaló el 11 de junio de 2011 en 13:09.81. Corrió los 10,000 m en 27:28.82.

Algo le falta en su preparación físico-técnica, anímica. Del km 35 al 40 elevó en 1:18 el tiempo promedio de 5 km que señaló en los segmentos anteriores. En la proximidad de su ocaso deportivo deberá entregarse exigirse, a madurar, a compenetrarse más de la distancia e intentar el desafió de buscar la ruptura del 2:08 o aún más difícil, el 2:07. No es una tarea fácil. Su objetivo debe ser muy alto, como trabajar con el máximo de empeño por alcanzarlo. La oportunidad es única e irrepetible.

 

Columnista: 
Imágen Portada: 
Imágen Principal: 
Send to NewsML Feed: 
0

Excélsior – RSS

Leave A Response »