Benedicto XVI a cinco años de su renuncia

admin 28 febrero, 2018 0
DPA

VATICANO.

Benedicto XVI es un religioso alemán admirado por grupos católicos tradicionalistas, un teólogo conservador que, sin embargo, terminó su pontificado con uno de los actos más revolucionarios que ha tenido un Papa moderno: renunciar.

Hoy, se cumplen cinco años del histórico acontecimiento, pues “su edad avanzada” y la poca fuerza para seguir ejerciendo el cargo de Sumo Pontífice fueron las razones de Joseph Ratzinger para dimitir, convirtiéndose así en el primer Papa en hacerlo en casi 600 años.

La decisión fue anunciada el 11 de febrero de 2013 y después de casi ocho años como Papa, Ratzinger comunicaba a los cardenales, de forma inesperada, su deseo de renunciar al pontificado.

Después de haber examinado ante Dios reiteradamente mi conciencia, he llegado a la certeza de que, por la edad avanzada, ya no tengo fuerzas para ejercer adecuadamente el ministerio de Pedro”, dijo durante una ceremonia de canonización.

La resolución fue un shock, pero muchos mostraron respeto por el hecho de que se atreviera a llevarla a cabo. Benedicto XVI señaló siempre que las intrigas vaticanas no influyeron en su dimisión, pero sus últimos meses de pontificado no fueron precisamente fáciles.

El Papa parecía desbordado por las dudosas prácticas y supuesto lavado de dinero en el Banco Vaticano y los escándalos de pedofilia dentro de la Iglesia. A lo que se sumó en los últimos meses el escándalo Vatileaks, la filtración de documentos por parte de su secretario personal que daban a entender que había todo tipo de manejos a espaldas de Benedicto.

El 7 de febrero, el Papa emérito, quien está por cumplir 91 años el 16 de abril, volvió a ser noticia, ya que dirigió una carta al diario italiano Corriere della Sera donde hablaba sobre su preparación para la muerte: “Sólo puedo decir que con el lento deterioro de mis fuerzas físicas, interiormente estoy en un peregrinaje hacia mi hogar”.

Su hermano, Georg Ratzinger, rechazó las versiones que hablaban de una enfermedad nerviosa que paralizaría sus músculos y podría afectar al corazón. “Pura fantasía”, afirmó. Benedicto necesita ayuda para caminar, pero “intelectualmente está bien”, aunque reconoció que ambos son ya mayores y que ya “nada es lo que era”.

Ratzinger vive en el exconvento Mater Ecclesiae, en los jardines del Vaticano. Allí reza y recibe visitas, asistido por su secretario privado Georg Gänswein.

-Con información de Estefanía Peñarroja.

Excélsior – RSS

Leave A Response »